Las saguntinas se imponen al Cicar Lanzarote, gracias a una gran segunda parte, que aporta una dosis muy importante de moral para afrontar el resto de partidos

Empezaba el partido con  mucho respeto (o miedo a perder) entre los dos rivales. Hasta pasado el minuto cuatro ninguno de los dos equipos conseguía perforar el marco rival, y quien lo hizo fue Giuliana Borges para el Morvedre. Ese gol fue rápidamente contrarrestado por las locales que en un breve lapso de tiempo conseguían llegar hasta el 3-1. Tras muchas imprecisiones en ataque por parte de ambos equipos se llegaba al minuto 17 con un empate a cinco. A partir de ese momento las saguntinas mejoraron en ataque y con un parcial de 0-3 conseguían su ventaja máxima. Sin embargo otro arreón final de las canarias llevaban las tablas a 9 goles a falta de cinco minutos. Un nuevo gol de Giuliana, gran primera parte la suya con 5 goles, puso por delante a las guerreras del Morvedre, que se fueron al descanso con esa mínima renta.

Parecía que la segunda parte empezaba igual que la primera, pero no fue así, ya que las  saguntinas en una gran segunda parte, tanto en defensa como en ataque, rápidamente iban a adquirir una ventaja que ya no perderían hasta el final . Y es que tras llegar al ecuador de la segunda parte con dos goles de ventaja (12-14) , la ventaja se iría incrementando hasta los seis goles, 14-20, que finalmente serían cinco, 17-22 para empezar una segunda fase con optimismo e ilusión, pensando en el objetivo de salvar la máxima categoría.

En el resto de partidos, y como detalle a destacar, todos los equipos provenientes del grupo 2, se imponían a los del grupo 1, con lo que empieza una segunda fase, con una clasificación que empieza a comprimirse y abierta a todas las posibilidades.