Lanzarote vence al equipo saguntino (18-25) y rompe su racha de 4 victorias consecutivas en la máxima categoría del balonmano español

Morvedre cae derrotado por primera vez en esta 2ª fase de Liga Guerreras Iberdrola. El conjunto saguntino buscaba su quinta victoria consecutiva en la máxima categoría del balonmano nacional, pero Cicar Lanzarote no estaba dispuesto a dejarse doblegar.

Las valencianas llegaban al partido como cuartas clasificadas y el equipo canario ocupaba la quinta posición en la tabla. Solo un punto separaba a ambos conjuntos. Solo un punto entre la salvación y el descenso. Solo un punto entre la gloria y el infierno.

El choque era una final, el ambiente también acompañaba con un OVNI abarrotado, y ambos conjuntos fueron conscientes de lo que se jugaban desde el minuto uno. Cicar Lanzarote empezaba el partido haciendo gala de una gran efectividad en ataque. Morvedre, por su parte, hilvanaba buenas jugadas, pero se encontraba con un muro en la portería rival. Un muro llamado Ana Marín.

Con este decorado se llegaba al ecuador de la primera parte con un marcador favorable para el equipo visitante: 3-8. Pasaban los minutos y las valencianas no conseguían reaccionar. Las pupilas de Vicent Sos se marchaban a vestuarios con un resultado inesperado (8-12) y con todas las ganas y la ilusión del mundo de remontar el partido en la segunda mitad.

Comenzaba la segunda parte como había finalizado la primera. Lanzarote dominaba en la pista y en el marcador. Las canarias llegaban a aventajar a las locales en 5 goles. Morvedre, a remolque desde el pitido inicial, lograba reducir la distancia a 3 goles en el minuto 8: 11-14.

Sin embargo, cualquier atisbo de remontada sería un espejismo. Cuando más se acercaban las saguntinas, el equipo canario volvía a alejarse en el luminoso. Las visitantes alcanzaban su máxima ventaja en el partido en el ecuador de la segunda parte: 12-19.

Las valencianas, pese a lo complicado que se ponía el partido, no dejaban de intentar darle la vuelta. Sin embargo, la portera canaria destrozaba la ilusión del equipo local de conseguir algún punto. Paraba todo tipo de lanzamientos: exterior, 7 metros, por la derecha o izquierda, arriba o abajo. Estaba sellada la portería y no había manera de culminar dos jugadas consecutivas.

Con esta derrota Morvedre cae a puestos de descenso. Su rival en el día de hoy, Cicar Lanzarote, le arrebata la cuarta plaza. Las canarias suman 12 puntos y las saguntinas se quedan con 11. La lucha por la permanencia se aprieta a falta de solo tres jornadas para que finalice la competición. Morvedre seguirá luchando por conseguir su objetivo: permanecer en la élite del balonmano español.