Las de Manu Etayo se impusieron con autoridad a otro recién ascendido, el Helvetia Bm. Alcobendas.

La presión de puntuar en casa con un rival directo no atenazó al equipo local que mantuvo la ventaja en el marcador desde el minuto 10 hasta el final de partido. Desde los primeros compases del partido Alcobendas tuvo dificultades para atacar la defensa profunda 3-3 planteada por Morvedre, obligando a finalizar por el lado derecho o en la búsqueda del pivote en la mayoría de los ataques. La intensidad defensiva y el acierto en portería de una omnipresente Sonora Solano facilitaron abrir una brecha en el marcador que se mantuvo hasta el final de partido.

Tras el descanso las de Cristina Cabeza no pudieron contener las acciones de movilidad y penetración de las jóvenes jugadoras locales, llegando a marcar hasta doce de las catorce jugadoras de campo. Destacaron en esta faceta anotadora la extremo visitante Raquel Navas con 4 tantos, y la primera línea local Mada Fernández, que con 9 goles fue la máxima goleadora de la contienda.

El entrenador Manu Etayo se mostró muy satisfecho con el rendimiento de las jugadoras, “dos puntos importantísimos contra un rival directo, ganando con autoridad y con las ideas muy claras, con una diferencia de goles que podría ser favorable en el futuro. Salimos sin duda con una mayor confianza para seguir progresando en el rendimiento y el juego del equipo y poder así adaptarnos lo antes posible a una liga tan competitiva”.

Bm. Morvedre: Solano (P), Carla Sánchez, San Isidro (3) , Bejarano (1), Calderón, Sara Del Río (1), Viñals (1), Lacueva (1), Puche (1), Santaisabel (1), Ángela López (1), María Fernández (1), María Gil (P), Polonio (2), Mada Fernández (9), Rojas (3).

Helvetia Bm. Alcobendas: Montilla (2), Díaz, Holgado (2), Fernández, Cardador (1), Ceballos (P), García (1), Francés (2), Encinas (P), Palomo (2), Morales, Álvarez, Casasnovas, Romero (3), Navas (4), Novakovic (1).
Resultado cada 5 minutos: 2-3, 4-3 7-4, 8-5, 11-6, 14-9 / descanso / 15-9, 17-9, 18-11, 20-14, 22-16, 25-18 / final.

Partido disputado en el Pabellón René Marigil ante unos 500 espectadores.