Artículo escrito en Valonmano con V por Pablo Lozano.

Voy a ser sincero. Estoy harto de que se rían de mí cuando digo que prefiero ver un partido de balonmano a uno de fútbol. “Eso es un aburrimiento”, “Ve deporte de verdad”… Ahora es el momento de que un servidor os calle la boca, pero de buenas, con argumentos de verdad, que es como mejor se convence. Y luego ya si tal, los enfermos de “futbolitis aguda” me venís a decir lo aburrido y lo raro que soy por ver este deporte. Como el balonmano es MI DEPORTE, aquí van las 5 razones por las que los prefiero antes que el fútbol.

 1. Cualquiera puede ver un partido de fútbol. El balonmano es solo para privilegiados.

Sábado por la tarde. Domingo por la tarde. Me da igual, coged el ejemplo que más os guste. La pregunta que ronda por los grupos de Whatsapp de tus amigos siempre es la misma: ¿Salimos a tomar unas cervezas y aprovechamos a ver al Real Madrid/FC Barcelona/Atlético de Madrid? ¡Pues no! Yo prefiero tomarme mi cerveza en casa, con el ordenador delante y tragarme cuatro partidos seguidos de buen balonmano. Sea Champions League, Liga Loterías o la Tercera División de Kazajistán. Porque prefiero un partido de balonmano, sea cual sea, a uno de fútbol. Y no me da vergüenza decir a mis amigos que no, sé que me voy a cerrar en la habitación y voy a perder la noción del tiempo por culpa de este gran deporte. ¿Algún futbolero ha tenido esa sensación alguna vez?

Seguir leyendo en Valonmano.com