La jugadora internacional Débora Torreira Ortiz, que llegó a Sagunto a principios de temporada por motivos laborales, tiene que trasladarse ahora a Barcelona o Gijón, también por necesidades de su profesión.

La aportación de Débora al equipo, sobre todo en su faceta defensiva, ha sido sobresaliente. La jugadora de 27 años, lateral diestra, se formó en las categorías base del Club BM. Corvera (1999 a 2009) y ha formado parte del Club Balonmano Gijón, jugando varias temporadas en División de Honor. Ahora está a la espera de conocer su destino laboral definitivo, Barcelona o Gijón. “Espero poder ir destinada a Gijón, ya que allí tengo una oferta del Balonmano la Calzada “Mavi”, y es una oportunidad para seguir creciendo como jugadora al más alto nivel ya que jugaría también la Challange Cup”.

Débora llegó anunciando que “el ambiente dentro y fuera de la pista la había motivado para trabajar duro y aportar lo máximo posible”, y lo ha cumplido con creces. Ahora en su despedida quiere destacar que “el club me ha tratado magníficamente bien, agradecer a los entrenadores y a las jugadoras este año vivido y sobre todo a la afición, que me apoyaron desde el primer momento. Me da pena marchar ya que hemos hecho historia, hicimos fácil lo que era difícil”.

Ahora, la jugadora espera que la “profesión policial me permita desarrollar mi carrera deportiva, sino tendré que valorar otras opciones o abandonar la máxima competición”.

El entrenador, Manu Etayo, le ha agradecido “el gran trabajo que ha realizado durante toda la temporada”, y le desea suerte “para que pueda seguir combinando su trabajo con la práctica del balonmano al máximo nivel”.